jueves, 25 de noviembre de 2010

Bicheras en terneros

Me detengo en particular por ser la categoría mas delicada por la bichera de ombligo, por ser la que más cantidad de productos curabicheras curativos o preventivos consume en un establecimiento de cría, por ser de aplicación sistemática en época de pariciones si no se quiere tener gran mortandad por onfaloflevitis o grande perdidas por artritis purulenta derivada de la anterior (caruá se la llama en los campos del norte).
Se rodea el lote de madres en el campo, se toman los terneros recién nacidos se le coloca curabicheras en la lesión que deja el cordón umbilical rodeando la zona ( la “boca”) no adentro, se le inyectan 5 ml de tetraciclinas y 1 a 2 ml de una ivermectina.
Es muy común encontrar ya huevos de mosca en la lesión ( queresas en la jerga) y muy común encontrar ya larvas actuando en cuyo caso es común introducir el curabicheras liquido y taponar con uno en pasta o en polvo. Desgraciadamente es muy común también que escarben con un palito.
El antibiótico se aplica para bajar la población bacteriana de la lesión y así ayudar a la curación y sobretodo para impedir que evolucione a un caruá.
La ivermectina comienza a ejercer su acción por vía sistémica cuando el curabicheras ha eliminado las larvas y repelido las moscas en los primeros días y hace que prácticamente con una sola curación sea suficiente.
Como el uso de agujas suele complicar, es práctica común que la ivermectina se administre con jeringa en forma bucal a las mismas dosis y los antibióticos en cápsulas bucales.
Con los potrillos las prácticas son muy similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada